“CAMA” o la poética del (des)amor

Una cama no es un campo de batalla, quien conquista también pierde la razón.

Con este verso de la canción Hasta que la vida nos separe de Antonio Romera “Chipi” y Jesús Bienvenido, podría resumirse lo que significa la experiencia teatral que supone Cama.

¿Cuántas cosas pueden ocurrir en una cama? ¿De cuántas historias son testigos las sábanas? Cama aborda las fases por las que pasa una pareja, desde que se enamora hasta – como reza su sinopsis – se defrauda. Dos personajes dispuestos a amarse y entenderse, aunque la predisposición no sea siempre suficiente. Dos personas que tratarán de enfrentarse como puedan a aquello que los separa, a sus diferencias.

Pilar G. Almansa – con la obra Mauthausen también en cartelera – firma y dirige un texto de una belleza extraordinaria. Con un fascinante arranque entre lo cotidiano y lo filosófico, va adentrándose poco a poco en profundidades de índole más poética. Poniendo el foco en la cama como lugar común, como nido del hogar alrededor del cual acontece la vida, va desgranando uno a uno los sentimientos de un hombre y de una mujer que se aman. Así, los miedos, la maternidad y la forma de entenderla, la situación laboral, la conciliación, la pérdida de la ilusión, la eterna pregunta de cómo hemos llegado hasta aquí, se presentan ante un público que asiste a su propia historia.

Como decíamos, Almansa también se pone al frente de la dirección de este montaje, y lo hace con maestría. A través de la exquisita coreografía de Amaya Galeote y con grandes dosis de sensibilidad, conduce a espectadores y a actores por un viaje emocional del que es imposible escapar. Especial cuidado y atención ha prestado al cuerpo, contenedor de la historia y por supuesto, de todo lo anterior.

Dan vida a esta pareja los actores María Morales y Carlos Troya; sublimes ambos. Enorme el ejercicio de verdad y de añadir capas a los personajes el que realizan estos intérpretes. Él muestra al respetable un arco maravilloso que culmina con todo el peso sobre los hombros de una relación que no puede ser más que recordada. María Morales, sencillamente, demuestra ser una de las mejores actrices de nuestro país. Poco más puede añadirse de su soberbia interpretación.

Cama es, a fin de cuentas, la obra que protagonizaríamos cualquiera de nosotros en algún momento del camino. Eso sí, contada con una sutil belleza y desde una perspectiva actual.

Puede verse en los Teatros Luchana los sábados 22 y 29 de diciembre a las 20:00h y el jueves 3 de enero a la misma hora. Puedes comprar tus entradas aquí.

FICHA ARTÍSTICA

Dirección y dramaturgia: Pilar G. Almansa
Reparto: María Morales y Carlos Troya
Espacio sonoro: Luis Miguel Lucas-Torres
Iluminación: Jesús Antón Díez
Vestuario: Vanesa Actif
Coreografía: Amaya Galeote
Fotografía: Jacobo Medrano
Producción: Pablo Jauralde y La Pitbull

Anuncios