Pablo Canosales: “Siempre seguiré trabajando en el teatro con ilusión”

Pablo Canosales se ha convertido en uno de los jóvenes dramaturgos más prometedores de su generación. Este onubense se está labrando una interesante carrera en el teatro nacional, tanto como dramaturgo o como director. Este mes de abril estrena su último proyecto “La boda de tus muertos”, una comedia surrealista sobre el peso de la familia. Una boda que envuelve a los protagonistas en vendavales, terremotos y tempestades. Protagonistas ausentes porque el verdadero protagonista les ha tendido una trampa y no va a acudir a salvarlos. Un viaje emocional en clave de comedia que nos transporta al salón de bodas y en el que, a través del menú, asistiremos a la decadencia y el resurgimiento de cada uno de los invitados a la boda.

Charlamos con Pablo para conocer más sobre este montaje, su carrera y el décimo aniversario de su compañía “Siete Teatro“.

La familia es el vehículo de  “La boda de tus muertos” ¿Qué tiene para dar tanto juego a los dramaturgos y por qué una boda?

La familia es el primer contacto que tienes desde que naces. Es el primer referente que “nos imponen” para crecer y desarrollarnos. Llega un momento en la vida en que tomas otras referencias y puedes elegir y comparar. Ahí es cuando llega el momento de parar, reflexionar y tomar distancia. Para los autores en general, o para mí en particular, tomar como punto de partida a la familia me ayuda a conocerme, a conocerles y a entender un poquito más quién soy. Escribir supone dibujar un poco más quienes somos en la vida. Y para ello, necesitamos hacernos preguntas pese a haber muchas para las que no tengo respuestas. El teatro me ayuda a crear finales alternativos a los garabatos que no entiendo de la familia.

Sabemos que el proceso de ensayos ha sido particular, ¿cómo habéis trabajado este proyecto?

Ha sido la primera vez que he desarrollado una escritura a pie de escenario. Ha sido muy enriquecedor y estimulante crear con todo el equipo con solo una idea, sin el miedo a lo inmediato, a resolver por resolver. Hemos ahondando en nuestras emociones y en nuestras familias para hablar de la mía, pero también de muchas otras. Es maravilloso descubrir que la escritura está más viva que nunca, porque se van modificando cosas hasta el último momento. La mente es traicionera y cuando te nota perdido, te pone zancadillas y te invita a resolver rápidamente. Pero en equipo hemos podido solventar esos pequeños escalones. El equipo de este espectáculo me ha ayudado a conocerme más y mejor.

¿Es “La boda de tus muertos” tu apuesta más personal? ¿Cómo surge la idea?

Todas mis obras son personales pero esta, sin duda alguna, es la más emocional y visceral. He logrado “permitirme” aunque el miedo y la vergüenza me siguen los pasos. Pero como se dice en el propio texto; ”no somos tan originales, ni tan especiales. Somos una familia más”. Esto es cierto y aunque lo sé, cuesta desprenderse de la vergüenza que supone la familia. La idea surgió a partir de ciertas dificultades y problemas familiares. Soy de Huelva y llevo siete años en Madrid. La distancia me ha dado la posibilidad de entender y mirar con perspectiva las sociedades en las que viví y en la que vivo. Son dos mundos en los que me muevo que me han llevado a reflexionar y sobre lo que quiero ser y lo que quiero vivir.

Vemos que han colaborado en el proyecto Fernando Soto, Juan Antonio de la Plaza y Albert Tola. ¿Qué han aportado cada uno a este proyecto?

Son fabulosos!!! El primero en unirse al carro fue Albert Tola, un dramaturgo que se ha convertido en amigo. Nos conocimos en Grecia durante un festival de teatro español y con el que conecté muchísimo. Comenzamos a charlar y le conté mi proyecto y fue maravilloso contar con su ayuda en la creación del texto. Ha sido un pilar fundamental que me ha cuidado, enseñado y motivado para sacar a la luz todo lo que necesitaba vomitar en papel y en escena. He aprendido mucho de él y también de mí. Es todo un maestro al que quiero tener muy cerca.
Fernando Soto es un profesional al que admiro y con el que me encantaría trabajar en algún momento. Tiene una sensibilidad especial y gran respeto hacia la profesión y su aportación ha sido fabulosa. Nos ha ayudado a entender a los personajes y la importancia de la palabra en escena. Es excelente beber de él y se esfuerza en recordarnos todo el tiempo lo que es el oficio del teatro. 
Juan Antonio de la Plaza fue mi profesor cuando estudié Interpretación en la E.S.A.D. De Sevilla y de él he aprendido la importancia “no de lo que cuentas sino cómo lo cuentas”. Siempre me ha ayudado, desde los inicios, y su aportación también ha sido clave para establecer un código para este proceso creativo. Es pulcro y limpio en el movimiento y saber perfectamente donde hay que poner el foco para dirigir al espectador hacia lo que queremos que vea. Sabe poner genuinamente el foco donde nos interesa. Con él es fácil aprender a dibujar en escena sin palabras.
 ¿Quiénes son tus referentes a la hora de escribir?
En general siempre tengo textos a mano de Alfredo Sanzol, Juan Mayorga, Josep María Miró, Samuel Beckett o Fernando Arrabal, aunque en este proceso he tomado referencias también de series, del cine o de artículos periodísticos. Llevo como un año guardando en un documento todas las referencias que, por una cosa u otra, me han resonado y supongo que todas están presentes en el texto.

Siete teatro, tu compañía, cumple diez años, ¿qué piensas cuando miras atrás y ves tu trayectoria?

La verdad es que no soy muy consciente de lo que he hecho como autor. Voy viviendo y generando proyectos según las vivencias que voy teniendo. Creo que un creador debe ser fiel a lo que le mueve en el momento en el que decide abordar un proceso creativo. Y eso es lo que creo que hago. Eso sí, siempre con tono de comedia. La comedia es vital para sobrellevar la vida. Hay una frase que siempre llevo conmigo: ”si quieres decirle a la gente la verdad, sé divertido o te matarán”. Y así es.

¿Un dramaturgo debe tener un plan B en la vida?

Yo no tengo plan B. De hecho creo que no tengo un plan A. Simplemente vivo por y para el teatro. Y aunque pueda sonar manido o ridículo, es así. Esto me permite poner mi energía en lo que quiero hacer y lo hago. Pese a las condiciones laborales, pese a lo difícil que es acceder a los grandes espacios públicos, pese a las trabas y pese a las dificultades, cada día tengo más claro que hay que seguir luchando, creando y creyendo en lo que hago y en lo que hacemos. El teatro es primordial para seguir vivos. Trabaje en lo que trabaje y haga lo que haga siempre tiene aire de teatro y siempre seguiré trabajando en el teatro con ilusión. Supongo que si la ilusión se se acaba en algún momento, no volveréis a verme el pelo.

Si hay dos proyectos que han marcado tu carrera son “¿Qué se esconde tras la puerta”? y “La necesidad del naufrago”, ¿hacia dónde quiere ir Pablo Canosales?

Quiero seguir trabajando, con mejores condiciones y con más visibilidad. Estoy en proceso, en el camino (o eso creo) y todo lo que hago es por llevar a más público, a más programadores y a más gente en general a conocer mis trabajos. “La necesidad del náufrago” nos ha dado muchas alegrías desde que se estrenó hace más de tres años y “¿Qué se esconde tras la puerta? ” nos dio también la certeza de la generosidad y de la necesidad de trabajar en equipo que tiene la profesión. Cada vez el teatro es más endogámico y más individual. Y no creo que deba ser así. El teatro es trabajo en equipo y eso lo haremos si nos abrimos a los compañeros, a todos los creadores y profesionales que existen y empaparnos y beber los unos de los otros para enriquecernos y enriquecer la profesión. Y con este proceso creativo lo pude vivir en primera persona: gracias a todos ellos por apostar. Lo concibo así y así lo intento hacer. En cada proceso que llevo a cabo me rodeo de nuevos profesionales para crecer. Hay tanto por conocer de los demás y de uno mismo que nunca dejaremos de aprender.

Puedes disfrutar de “La boda de tus muertos” todos los viernes de abril y mayo a las 20:15h en Teatros Luchana. Escrita y dirigida por Pablo Canosales con un reparto formado por Mauricio Bautista, Lucia Bravo, Sara Mata, Victor Nacarino y César Sánchez.

Anuncios