Alejandro Albarracín: “no podía esperar más para volver al teatro”

los-desvarios-del-veraneo-cartel-330x467Esta misma semana se estrenaba en el madrileño Teatro Infanta Isabel la segunda temporada de la comedia Los desvaríos del veraneo, una obra de Carlo Goldoni que dirige y versiona José Gómez-Friha.

Leonardo y Vittoria son dos hermanos de alta cuna que, pese a no pasar por su mejor momento económico, no están dispuestos a prescindir de unas vacaciones en el campo y de nuevos vestidos. Él está loco por Jacinta, una joven de buena familia algo rebelde y manipuladora, por lo que trata de impresionar a la joven y a su maleable padre.

Gómez-Friha, respetando casi en su totalidad el texto original de Goldoni, trae a la actualidad un rasgo inherente al ser humano; la obligación de mostrar lo que no somos y la vergüenza de aceptar que las cosas no nos van tan bien como quisiéramos. La obra viene a poner de manifiesto que, aunque la forma cambia, el contenido de las envidias y de la necesidad de querer siempre más, sigue siendo el mismo, y lo hace con grandes dosis de buena comedia e ironía.

Dan vida a este alocado ramillete de personajes los actores Alejandro AlbarracínAndrés Requejo, Esther Isla, Juanma Navas / Javier Lago, Macarena Sanz, Kevin de la Rosa / Kike Hinojosa, Borja Luna / Íñigo Asiaín, Helena Lanza y Vicente León. Excelente reparto que conduce al público a la consecución de carcajadas.

Precisamente hemos hablado de teatro, sobre esta propuesta y de otros asuntos con Alejandro Albarracín, uno de sus protagonistas. Os dejamos la entrevista:

Estrenas Los desvaríos del veraneo en la que interpretas a Leonardo. ¿Cómo es tu personaje y qué se va a encontrar el público?

Leonardo es el hermano de Vittoria y enamorado de Jacinta. Necesita salir de vacaciones sin escatimar para estar a la altura de la familia de Jacinta y también cumplir el deseo de su hermana de tener un vestido nuevo a la moda, pero no tiene el dinero para permitírselo. Vive de prestado y aún así no se corta a la hora de gastar. Es caprichoso y emocional.

Esta obra estuvo en cartel la temporada pasada en el Teatro Fígaro y regresa al Infanta Isabel. ¿Conocías el montaje? ¿Cómo llegaste a él?

Había podido disfrutar del montaje, que me parece algo imprescindible. Hay momentos en los que es imposible no soltar grandes carcajadas. Nos podemos sentir muy identificados con los problemas de los personajes y además es una obra muy visual, elegante, fresca, y tengo unos compañeros que hacen un trabajo excepcional, gracias también a la dirección de José Gómez-Friha.

desvarios-del-veraneo_01

La obra se estrenó Venecia en 1761 y en prosa. ¿Es la vuestra una adaptación a la actualidad o se respeta la versión original?

Se respeta muchísimo el texto original, pero durante los ensayos han surgido cosas que el director ha visto necesario mantener porque ayudan a acercar este texto aún más a la actualidad y le dotan de mayor naturalidad y dinamismo.

El montaje forma parte de una trilogía. ¿Se ha planteado la posibilidad de continuar la historia?
Creo que la intención de la compañía Venezia Teatro es llegar a montar la trilogía entera. Desde luego, no tiene desperdicio.

Los desvaríos del veraneo aborda temas como las apariencias ante los demás. ¿Hemos cambiado algo o seguimos igual?

Hay cosas que nunca cambian. Antes queríamos aparentar con vestidos y grandes banquetes, hoy se presume de tener un tipo de coche o el móvil más moderno. Menos mal que eso no lo sufre todo el mundo.

La compañía Venezia Teatro, que está detrás del montaje, se ha convertido en un referente tras tres montajes a sus espaldas. ¿Cuál crees que es el secreto de su éxito?

Creo que José, el director, tiene una visión muy acertada de lo que es el trabajo en equipo, escucha y dirige con gran maestría, tiene una gran sensibilidad y sentido del humor. Es muy inteligente y no deja ningún cabo suelto. Además, se rodea de gente que da lo mejor de sí. Creo que él puede ser el secreto.

Hemos podido verte mucho en la pequeña pantalla pero hacía tiempo que no podíamos disfrutarte en el teatro. ¿A qué se debe?

Siempre he estado conectado al teatro de alguna manera. He estudiado en la RESAD y el teatro es necesario para mí. Aunque estuviera trabajando en televisión, siempre he intentado estar en algún auto sacramental u obras que no se representaban durante mucho tiempo. Pero tuve que estar fuera de España durante dos años por el rodaje en inglés de la serie Borgia y luego de la película Respire en Francia y fue imposible seguir compaginándolo. Ya no podía esperar más para volver.

alejandro albarracin

Recientemente has realizado un curso de escritura de comedia teatral con Juan Carlos Rubio. ¿Veremos algún día a Alejandro al otro lado como autor?

Creo que llegará algún día, pero aún queda mucho…

Empezaste con diecisiete años en la RESAD ¿Cómo era aquel Alejandro y que queda de él?

Sigo con la misma ilusión, agradecido a todas las cosas buenas que esta profesión me ha hecho aprender. Entre ellas a vivir cada día con más libertad. Antes vivía más preocupado, con más bloqueos y miedos. Ahora disfruto de cada momento.

En teatro has pasado por el festival de Mérida con Ítaca. ¿Impone pisar este escenario?

En ese teatro te sientes muy arropado, es de los lugares donde más tranquilo he estado. Recuerdo mirar al cielo antes de salir a escena, mirar la luna, las estrellas y dar las gracias por ese momento.

¿A quién admira Alejandro Albarracín?

Admiro a las personas que son valientes para ser ellos mismos sin importarles lo que piensen los demás, sin dejar de ser amables, por supuesto. Valoro la autenticidad.

Por último, queremos pedirte que recomiendes una obra a nuestros lectores, además de “Los desvaríos del veraneo”.

Aunque ahora no está en cartel, pude ver ELEGY en el Matadero con Andrés Requejo dirigido por Carlos Alonso Callero. Es lo mejor que he visto en mucho tiempo y espero que la vuelvan a programar porque nadie debería perdérselo. Es una obra necesaria, nos hace más humanos.

Anuncios