Los temporales

los temporalesSi ya la primera edición de Escritos en la Escena, proyecto del CDN, nos dejaba alguna que otra joya del teatro contemporáneo como Haz clic aquí (José Padilla), este año arranca con una propuesta de Lucía Carballal a la que auguramos un próspero futuro en los escenarios de nuestro país: Los temporales.

Pero pongamos en situación, ¿qué es Escritos en la Escena? Se trata de un taller de investigación puesto en marcha por el Laboratorio Rivas Cherif del Centro Dramático Nacional, en el que el autor o autores trabajan sobre el germen de un texto mano a mano con un grupo de actores, dando forma al proyecto teatral hasta finalizarlo y exhibirlo en la Sala de la Princesa del Teatro María Guerrero.

Los temporales, con dramaturgia de Lucía Carballal y dirección de Víctor Sánchez Rodríguez (Max 2015 a Mejor Autoría revelación por Nosotros no nos mataremos con pistolas), se adentra en el mundo de los empleados de una Empresa de Trabajo Temporal. Los trabajadores, aquejados de ansiedad y estrés motivados por el exceso de horas en la oficina, reciben la visita de un psicólogo dispuesto a hacerles más llevadera su angustiosa situación.

Este es el punto de partida de un texto endiabladamente inteligente que radiografía, sin caer en la demagogia y sin afán de adoctrinamiento político, la realidad laboral de un país que agoniza en cuanto a estas lides. Sirviéndose de la paradójica situación que supone la sobrecarga de trabajo de unos que intentan hallárselo a otros, Carballal encuentra otras ramificaciones más potentes aún si cabe. Construye con maestría una enredadera ingeniosa de diálogos que viajan entre la comicidad fruto del patetismo y el drama que a su vez éste encierra. Personajes dibujados a la perfección, con un lenguaje que conocemos, no solo el de las palabras, y una ausencia total de libertad. Individuos envueltos en una vorágine apenas imparable a los que se trata de convencer que han sido sus elecciones las que les han llevado hasta aquí. Ingredientes que hacen de Los temporales toda una revelación a nivel dramatúrgico.

los temporalesSi bien la autoría es brillante, la mano de Sánchez Rodríguez dota a la dirección de una energía y ritmo vertiginoso, dándole, en el mejor de los sentidos, una pátina de puro y agradecido entretenimiento al espectáculo, consiguiendo que la obra sea eso que algunos llaman “redonda”. Puede atribuírsele además, la proeza de generar esa atmósfera angustiosa necesaria para la empatía con los personajes, sin que esto suponga la más mínima incomodidad para el respetable, que disfruta con la frescura y agilidad de la puesta en escena.

Cinco intérpretes sobresalientes dan vida a los empleados de esta ETT. Cinco actores en estado de gracia que se miran, se escuchan y viajan de la mano. Destacan, teniendo en cuenta la subjetividad del que escribe, Nacho Sánchez (a quien ya disfrutamos en La piedra oscura), mostrando alarde de talento y proyección, y Mamen García, que se lleva al público de calle a base de tablas y esa mirada de “comedianta” de ojos tristes. Mención especial merece Lorena López, cuyo trabajo da como resultado algunas de las escenas más estremecedoras vistas en mucho tiempo. Completan el reparto David Boceta y Carlos Heredia.

En definitiva, y anteriormente dicho, Los temporales es una de esas piezas de gran recorrido que aúna texto, dirección e interpretaciones brillantes, sin olvidarse de una cuidada y bellísima escenografía.

Aunque termina el domingo 19 de junio, y ya están agotadas las entradas, no perdáis la pista ni a la autora, ni al resto de equipo.

Anuncios