‘Fuenteovejuna’, la vigencia hecha clásico

Fotografía: Javier Naval

Fotografía: Javier Naval

¿Es arriesgado que actores de entre 18 y 25 años representen un clásico en verso? ¿Lo es que, además, se pongan al frente de un Lope de Vega ambientado a finales del s.XV? ¿Es descabellado, para mayor riesgo, hacerlo con el fin de acercar el Siglo de Oro a los más jóvenes? La respuesta a estas tres preguntas presumiblemente es un sí rotundo, y de ahí el éxito de este ‘Fuente Ovejuna’ que representa la Joven Compañía del Conde Duque.

‘Fuente Ovejuna’ narra el drama social que el pueblo que da nombre al título vivió en pleno reinado de los Reyes Católicos. El Comendador Fernán Gómez de Guzmán ejerce su tiranía sobre la villa cordobesa de Fuenteovejuna.  Encaprichado de Laurencia, la brava hija del alcalde, el Comendador recibe su rechazo y se dispone a violarla, siendo interrumpido por Frondoso, enamorado de la joven. Ante tal agravio, decide irrumpir en la boda de los muchachos y cumple el derecho de pernocta, llevándose con él a Laurencia. Hartos de su crueldad, el pueblo toma la casa del Comendador dándole muerte a pedradas. Los Reyes Católicos abren un juicio que resulta sin ningún culpable, pues ante las torturas, el pueblo responde a una: “fue Fuenteovejuna”. Los Reyes resuelven la incorporación de la villa a la corona, fin que pretendían desde antes del asesinato.

Juan Mayorga versiona la obra de Lope de Vega, quedándose con los pasajes más representativos y que mejor se adaptan a nuestro siglo. Manteniendo el verso original de Lope, Mayorga se queda con un texto que sorprende por la vigencia de sus conflictos.

Fotografía: Javier Naval

Fotografía: Javier Naval

‘Fuente Ovejuna’ pone de manifiesto, no solamente la universalidad y grandeza de su autor, sino lo inherentes que resultan en el ser humano algunos comportamientos. La eterna lucha, a veces mejor disfrazada que otras, entre clase obrera y quienes ostentan el poder, es el eje central de esta historia. Y en ese sentido al que escribe le llama la atención cómo Lope puso de manifiesto esa sumisión latente de un pueblo que agacha la cabeza ante la injusticia. Una sociedad que se revela, si es que lo hace, ante situaciones límite.

La sombra de una corrupción casi intrínseca al poder planea sobre los versos de este montaje, así como la violencia contenida que termina por explotar cuando la última gota hace que el vaso rebose. Esto último históricamente habitual en tiempos de vacas flacas.

Pero si hay algo que sobrecoge de ‘Fuenteovejuna’ es el mezquino descaro con el que los de arriba se aprovechan y sacan tajada de los desesperados actos de valentía del groso de la población. Dándole al perro, como ocurre siempre, un cambiazo de collar. Y en este punto uno se plantea si no es ésta la herencia social y cultural que corre por la sangre de nuestro país.

Todo ello con una escenografía en la que la tierra y el agua sirven como arma arrojadiza, alegoría quizá del germen de un determinado sentir idiosincrático. ¿Hay algo que haga crecer con más fuerza las raíces que estos dos elementos?

José Luis Arellano, director artístico de la Joven Compañía, se pone al frente de una magnífica dirección superando con creces el reto que nos servía de introducción a esta crónica. Coreografía un baile de interpretaciones con una puesta en escena de carácter contemporáneo que ayuda a poner en situación al espectador actual.

Fotografía: Javier Naval

Fotografía: Javier Naval

En la interpretación, diez jóvenes actores que realizan un ejercicio soberbio en su conjunto e impecable individualmente. Un reparto perfectamente equilibrado en el que ninguno se hace sombra y en el que brilla el enorme talento que derrochan estos chicos y chicas. Con la dificultad que conlleva el verso, consiguen encandilar al respetable, proeza que a priori pudiera estar hecha para veteranas figuras de la escena.

La versión de ‘Fuente Ovejuna’ de esta Joven Compañía es, en resumen, una excelente propuesta teatral con la que este proyecto afianza sus sólidos cimientos, apostando por una nueva generación de artistas, pero sobre todo, de espectadores.

Fuente Ovejuna puede verse en horario matinal de martes a viernes a las 10:00h y a las 12:30h, y en horario de tarde de jueves a sábado a las 20:00h.

Anuncios