“La otra voz”, poesía de amor desbordante

Cartel de "La otra voz"

Cartel de “La otra voz”

Hay veces en las que el teatro divierte, distrae, hace evadirse del sonido de los pensamientos, entretiene. Sin embargo, hay ocasiones en las que asesta un duro golpe en lo más profundo de tu ser y consigue arañar las paredes del sentir, y por tanto, no te queda otra que reaccionar, que reflexionar. “La otra voz” es eso, “la otra voz” del teatro más alternativo.

Con este texto, Manuel De, escritor y director de la obra, ha querido rendir homenaje a unos artistas que no siempre han sido comprendidos, artistas como Beuys o Brus, que hicieron del performance su medio de expresión y manifestación de su intimidad, de su sensibilidad artística. Pero no se lleven a engaño, “La otra voz” es puro teatro, y como tal cuenta una descarnada historia.

Con extrañas muestras de vídeo-arte arranca la historia de su creador, Antonio, un joven artista que ve su mundo desmoronarse al ser dejado por César. ¿La razón? Ha dejado de quererle. Así, Antonio ensaya una y otra vez las últimas palabras que le dirá a César cuando éste venga a por sus cosas.

Georbis Martínez en "La otra voz"

Georbis Martínez en “La otra voz”

Manuel De firma un texto onírico, casi poético y de una belleza extraordinaria. Un incansable tira y afloja entre el amor desbordante y la pérdida absoluta del mismo. La resignación y la explosión contenida. Una dramaturgia fina, sutil y hosca por igual, cruda y frágil, incluso violenta. Palabras cargadas de amor que flotan por la sala invadiendo a cada una de las miradas que observan esta despedida.

Georbis Martínez realiza un trabajo actoral brillante, un ejercicio de sensatez puesta en escena. Su interpretación atrapa, te lleva con él a su estudio, a su casa, a su mundo, pero por encima de todo, te introduce en su universo de sentimientos encontrados. ¿Por qué César ha dejado a este chico? Un joven exultante de amor puro, dispuesto a entregar su piel, ¿por qué es tan caprichoso el amor y se escapa? Preguntas que el público comparte con su protagonista en un acto inconsciente de empatía.

Georbis Martínez en "La otra voz"

Georbis Martínez en “La otra voz”

Y no se queda atrás la puesta en escena. Un montaje en el que la performance y el teatro convencional se dan la mano creando imágenes maravillosas que se graban en la retina. Una iluminación roja, como el amor, como la pasión, otorgan a esta historia un manto melancólico y hermoso.

En definitiva, un espectáculo de teatro que lo tiene todo para convertirse en recuerdo imperecedero en la mente del espectador.

“La otra voz” puede verse todos los sábados de diciembre en El Umbral de Primavera a las 20:00h.

Anuncios