39 defaults

Cartel de "39 Defaults"

Cartel de “39 Defaults”

Después de una intensa semana de teatro es hora de ir contándoos nuestras impresiones sobre los montajes que hemos podido ver en este arranque de la temporada teatral. Antes de comenzar, sí que podemos adelantaros que la cartelera madrileña viene cargada de propuestas muy interesantes y de bastantes reposiciones, algo que, pese a echar de menos nuevos proyectos, dará la posibilidad a muchos de rescatar esas obras que nos hemos perdido.

La que hoy ocupa nuestra crítica no es una reposición, pues a todos los efectos, es un estreno en nuestro país. “39 Defaults” lleva dos años cosechando éxitos en Nueva York, donde la crítica ha alabado el interesante trabajo de su autora, la española Mar Gómez Glez. También ha pasado por Washington, siendo seleccionada para una lectura dramatizada dentro del ‘New Plays from Spain’ organizado por Spain Arts & Culture, Studio T heatre, No Rules Theatre Company y Theater Alliance. Hasta este mismo año ha sido representada en Estados Unidos, concretamente en La Mama Experimental Theatre Club, por donde han pasado artista de la talla de Pattie Smith, Robert De Niro o Sam Shephard.

“39 Defaults” tiene la sencillez que caracteriza a las buenas historias; solo dos personajes, un único escenario, un instante de una hora sin saltos en el tiempo. Ricard es un activista español que, tras dar una charla en Nueva York, conoce a Liz y la acompaña a su apartamento mientras espera noticias de Luke, su contacto en la ciudad. Ya en el apartamento, Ricard y Liz inician un viaje sin retorno en el que amabilidad y sospecha comparten escenario con la debilidad (o fortaleza, según se mire) de los ideales.

El texto de Mar Gómez Glez aborda con maestría una disputa entre los principios elaborados y los actos, el eterno debate entre la palabra y el hecho. En tiempos en los que la solidaridad entre iguales debería ser una tabla de salvación para una sociedad hastiada, Gómez Glez plantea la desconfianza ante lo desconocido. Y lo hace a través de tensas escenas en las que pellizca al espectador haciéndole partícipe de un prejuicio colectivo, consiguiendo que uno no pueda sino avergonzarse a ratos y hacer cábalas de lo que está por acontecer.

Ana Adams y Juan Caballero en "39 Defaults"

Ana Adams y Juan Caballero en “39 Defaults”

Dirige el montaje Laura Madera, quien merece especial mención por la manera en la que ha trasladado a las butacas la tensión que traspira el texto. Con un ritmo in crescendo y mediante escenas cotidianas, consigue una dirección de actores sencillamente perfecta. Un gran acierto los momentos musicales de aire bohemio que aporta Olivier Pontini.

Juan Caballero y Ana Adams se ponen en la piel de los dos protagonistas de esta historia. Del primero de ellos tan solo podemos decir que su talento le precede, de ahí la cantidad de proyectos en los que hemos podido verle de un tiempo a esta parte. No obstante, cabe destacar la verdad con la que se enfrenta a un idealista deslenguado y la violencia contenida de la que hace gala. Ella, por su parte, viaja entre el enigma y la candidez con un personaje que lucha entre la supervivencia y sus creencias.

En resumen, “39 Defaults” es una propuesta inteligente que planta la semilla de la reflexión en el respetable, eso sí, sin la imperiosa necesidad que tienen algunos autores por adoctrinar. Una obra que resulta del talento de una autora analítica y de gran sensibilidad con unas interpretaciones muy a la altura.  Nuestra recomendación, sin duda, es que os acerquéis al Teatro Guindalera y comprobar el éxito que la precede.

Puede verse los miércoles y domingos de octubre a las 20:30h.

Anuncios