El feo

Cartel de "El feo"

Cartel de “El feo”

Ya lo dice la frase, “cuidado con lo que deseas porque se puede cumplir”, y precisamente en “El feo”, se confirma esta premisa, poniendo de manifiesto que a veces es más acertado quedarse con lo que uno tiene y buscarle el lado positivo a las cosas.

Este es el punto de partida y leitmotive de “El feo“, una obra de Marius von Mayenburg que en esta adaptación dirige Paco Montes desde un sensacional punto de vista.

La historia gira en torno a Lette quien acaba de inventar un innovador conector eléctrico pero, debido a su horrible cara, no puede llevarse las glorias de dicho invento y presentarlo en un importante congreso. Debido a esto, Lette toma la terrible decisión de ponerse en manos de la cirugía estética, la que con una bonita cara le arruinará su vida de manera insospechada.

No os llevéis a error, que pese a esta sinopsis, “El feo” es en esencia una comedia muy loca. Una disparatada comedia que principalmente habla del culto a la belleza que obsesiona a muchos y del éxito en un mundo que como ciertos políticos empeñan en recordarnos, cada vez es más competitivo. Ambos temas subyacen en este texto que camina entre el absurdo y la acidez, entre el surrealismo y la más absoluta mordacidad. Un libreto con un humor inteligente y de una rapidez pasmosa, de esas que no permite al público ni pestañear.

La dirección de Paco Montes es uno de los grandes aciertos de este montaje, bebiendo del clown, la performance y el teatro de calle. Una puesta en escena dinámica que, junto a la minimalista escenografía de Mónica Boromello, hace que los cambios de escena se vean en escena fugazmente gracias a unos cuantos elementos de atrezzo.

Imagen de "El feo"

Imagen de “El feo”

El trabajo interpretativo no puede ser mejor.  Fran Calvo  está más que correcto demostrando un control total sobre su personaje. Destaca la facilidad para la comedia de Rebeca Valls, quien despliega toda su colección de recursos y pone a servicio del espectador sus dos personajes, cada cual más loco. También llama la atención la impresionante interpretación de Óscar de la Fuente como Lette, desatando carcajadas por la inocencia inicial de su personaje y la evolución posterior que éste vive, amén de un fabuloso trabajo corporal. De igual modo, Mario Tardón se muestra impecable, socarrón y muy divertido, sobre todo en su papel de cirujano.

“El feo” es una divertidísima comedia que va más allá de la risa fácil, ahondando en la superficialidad que impera en una sociedad educada para el éxito profesional que obvia el humano. Dura crítica a un mundo en el que da igual cómo se hagan las cosas si el envoltorio es bonito, en el que el universo interior pasa a un segundo plano. Es, en esencia, un espejo del narcisismo, la ambición de poder y, sobre todo, la caída.

“El feo” se representa en el Teatro Lara los martes 12, 19 y 26 de agosto a las 22h.

Anuncios