“La esclusa” y los amargos muros

cartel la exclusa

Cartel de “La esclusa”

Hay veces en las que uno tiene la suerte de ver teatro con mayúsculas, otras en las que el nombre de un actor o actriz es el que se escribe en mayúsculas, pero uno se siente verdaderamente privilegiado cuando ambos casos se conjugan en una simbiosis perfecta y única. Esto es el sentimiento que nos invadió al disfrutar de “La esclusa“, y de una soberbia Maica Barroso.

La historia es desgarradora, una mujer que roza los cincuenta años ha pasado los últimos dieciséis encerrada en una prisión. A la mañana siguiente las puertas se abrirán, habrá cumplido su condena, será libre. En su última noche narra sus vivencias en la cárcel, los recuerdos de unos hijos a los que apenas conoce, las relaciones con otras presas, las vejaciones, y sobre todo su miedo a la soledad que le espera fuera, donde nadie espera su salida.

El autor francés de Michele Azama escribió el texto porque le llamó la atención que el índice de encarceladas que se suicidaban era mayor cuanto más cerca estaban de salir. Tras pasar dos semanas en una cárcel de mujeres reflejó la vivencias, las experiencias que las  presas le narraron, y lo hizo a través de unas palabras que llegan a lo más profundo, arañándolo.  Un texto hermoso, tenso, de esos en los que parece que de un momento a otro todo va a estallar. Azama encierra en sus palabras la amargura y el dolor de una manera precisa y preciosa, sin grandilocuencias ni exageraciones, si no con una contundencia y sencillez exquisitas. En ocasiones resulta poética la desesperada situación que nos propone, quizá sea esa la verdadera misión del teatro.

A lo largo de la hora y media de función, el personaje va saltando casi vertiginosamente por peliagudos asuntos que la mayoría de los mortales desconocemos, o que intuimos, en el mejor de los casos. Sin caer en maniqueísmos, la obra llama a la atención sobre la deshumanización de quienes privan de todo derecho, de toda consideración personal, de ser visto como algo más que un preso. ¿Dónde está el límite entre lo humano y lo animal?

Imagen de "La esclusa"

Imagen de “La esclusa”

La soledad, el miedo a lo que ya es desconocido, el desamparo, el pavor a la libertad, la falta sanitaria, la absoluta pérdida de la identidad al ser despojado de todo lo que te hace persona o las cadenas perpetuas (y no precisamente condenas) que arrastran se mezclan con prisiones más metafóricas como las situaciones de privación de la libertad cotidianas, los muros impuestos por sociedades que engullen, el machismo inherente a la cultura occidental pese a creernos muy avanzados.

La dirección corre a cargo de Sylvie Nys, quien ha creado una amalgama de imágenes que se quedan grabadas en la retina. Preciosas figuras escénicas en las que no solo se luce la actriz, también lo hacen las palabras, los recuerdos. Una dirección precisa que evita grandes ambiciones, llevando la historia a un terreno mucho más terrenal, valga la redundancia.

Y ha llegado el momento de hablar de la interpretación. Muchas veces, uno no sabe qué decir del trabajo de los actores, pues puede parecer fanatismo en unos casos, y decepción en otros, quizá esto sea lo divertido de algo tan visceral y vivo como el teatro. Al hablar de Maica Barroso y su interpretación solo se pueden hacer elogios, está inmensa. Un personaje como este puede ensalzar a una actriz o condenarla a la crítica de la sobreactuación; sin embargo esta actriz sabe sacar garra cuando la ocasión lo requiere y mostrarse comedida y frágil en otros momentos. Transporta al público a cada vivencia que cuenta, cada frase que mastica, dando vida propia a las imágenes que crea la dirección. Sería un delito perderse esta gran actuación, no hay más que añadir.

La esclusa” podría calificarse en el género de imprescindible, un libreto amargo que no deja espacio a la respiración. Pero no penséis que no hay lugar para la esperanza y piensen que hay un vestido verde, unos zapatos verdes, y una maleta del mismo color dispuestos a ver la luz del día, la luz de la libertad.

En Teatro del Arte, todos los martes de febrero a las 2o:30h.

Anuncios