Los coños de la Bernarda

Imagen promocional de "Los coños de la Bernarda"

Imagen promocional de “Los coños de la Bernarda”

Llevaban ya algunos viernes colgando el cartel de “entradas agotadas” y no podíamos dejar de preguntarnos por los motivos de semejante éxito, así que decidimos comprobar “in situ” las proezas de este grupo de perturbadas, de este compendio de coños; hablamos de “Los coños de la Bernarda“.

“La casa de Bernarda es un centro de acogida donde locas asesinas purgan sus desmanes ofreciendo carne y saliva. La única posibilidad de salir de ella es con los pies por delante. Mientras tanto, las internas deberán atender los requerimientos de los machos del pueblo y los deseos de Bernarda. Una monja terapeuta y coreógrafa piensa que aquello no es una casa como dios manda, así que…”. Esta es la arriesgada sinopsis con las que la compañía anima al público a acudir a ver esta historia, pero lo que no se vislumbra en estas palabras es la consecución de escenas surrealistas y cómicas que se suceden a caballo entre el drama, el cabaret y el thriller costumbrista.

Imagen promocional "Los coños de la Bernarda"

Imagen promocional “Los coños de la Bernarda”

Dicen que nadie conoce a los personajes como su creador, como el autor de la obra que les ha dado vida en su cabeza, y quién mejor que él mismo para orquestar esta sinfonía de variopintos personajes que van pasando por el refugio de “La Bernarda”. Esto es lo que debió pensar Eduardo Solís O´Connor, quien escribe y dirige un texto atravesado por la literatura costumbrista más “lorquiana”, y para muestra un botón, o varios. Solís bebe del drama de Federico y no solamente lo hace con el nombre de su matriarca, si no en el ambiente rural en el que sitúa la acción, y en las idas y venidas de sus hijas. Podría decirse incluso, que el único protagonista masculino se asemeja a la misteriosa figura de Pepe el Romano, volviendo locas a alguna de sus pupilas.

Pero no queremos que nuestras palabras les hagan pensar que estamos ante una nueva visión del clásico, ni ante un drama, pues ni una cosa, ni otra. “Los coños de la Bernarda” es un texto original trazado con destreza y ahondando en las inquietudes de cada personaje, en las maneras de sobrevivir en un mundo de hombres y de apariencias. Todo ello conjugado con buenas dosis de ironía y un ácido humor, escenas de baile y alguna que otra sorpresa musical.

Excelentes son las interpretaciones de las protagonistas, entre las que destacan la de Sonia de Rojas como la nueva inquilina que revoluciona el cotarro en la piel de una actriz venida a menos y con aires de Greta Garbo, y la carismática monja a la que da vida Gala Gancedo, quien se mete al público en el bolsillo con un disparatado personaje muy almodovariano.

Completan el reparto Cristina Charro, Noelia Muñoz, Estíbaliz Juncal y Rodrigo de Maté.

Si quieren pasar un rato divertido y disfrutar de esta singular obra, no duden en pasarse por la Sala TÚ los viernes y sábados a las 23h.

Anuncios