¿Qué tiene un chico de Teatro Del Arte?

Jaime Reynolds y Fede Rey a las puertas de Teatro del Arte. Imagen: Mi Butaquita

Jaime Reynolds y Fede Rey a las puertas de Teatro del Arte. Imagen: Mi Butaquita

Seguramente alguna de las personas que nos lee y que alguna vez haya ido a Teatro del Arte se haya preguntado: ¿quiénes son estos chicos que salen a decir que apaguemos el móvil bailando a ritmo de “I´m so excited”? Si no sabes de quiénes hablamos, aconsejamos acercarse a la madrileña calle San Cosme y San Damián, os llevaréis una grata sorpresa.

A punto de cumplirse un año del nacimiento de este espacio escénico, en Mi Butaquita hemos querido conocerles un poco más y que nos hablen de cuál es su papel en Teatro del Arte, cómo nació el proyecto y otras muchas anécdotas.

Fede Rey y Jaime Reynolds son, dos tíos con mucho sentido del humor, pero ante todo, dos trabajadores incansables que cada día luchan por vivir de su pasión: el teatro. Durante la entrevista no dejan de bromear y terminar las frases que el otro empieza, lástima no poder reproducir cada ironía en estas líneas.

¿Cómo nació TDA y cómo llegasteis vosotros a la sala?

jaime reynolds fede rey

Jaime Reynolds y Fede Rey. Imagen: Mi Butaquita

Fede Rey: TDA nace en octubre del año pasado, cuando entramos para dar un cambio de vida a este espacio. Surge como empresa familiar, Jaime es prácticamente de la familia, al igual que Jorge y María José, y además está mi tía, mi madre, podría decirse que es un negocio familiar. Nace también con el propósito de programar las obras que a nosotros nos parecen, de algún modo, más arriesgadas. La idea era ser un puente entre las salas grandes, y tener un punto diferente respecto a salas más alternativas, es decir, estamos a caballo entre ambas.

Jaime Reynolds: La idea venía de antes de octubre, y a mitad de noviembre, cuando se dio la luz verde,  nos dimos cuenta de que en un mes debía estar todo listo porque teníamos cerradas con las compañías las fechas de estreno de varias obras. Así que en un mes tuvimos que estar todos los días con los escenógrafos, los cuales también son ya casi de la familia, quedándonos hasta las 4 o 5 de la mañana.

FR: Hay una anécdota curiosa, y es que, una vez hecho todo, el día antes de la inauguración, nos dimos cuenta de que no estaban hechos los camerinos. Así que corriendo tuvimos que comprar pintura, linóleo para el suelo, y fuimos a IKEA para que estuviera presentable. Al día siguiente, Toni Cantó estrenaba “Razas” y cuando entró al camerino dijo: “Está bien, pero huele un poco a pintura, ¿no?”.

TDA se ha convertido en una sala de referencia del off madrileño. ¿Cuál es su secreto?

FR. Quien quiera saber el secreto de Teatro del Arte que venga y yo se lo digo (risas.) Es lo que hemos comentado antes, programar cosas arriesgadas y que sabemos que van a gustar al público. Pero sobre todo estar aquí de lunes a domingo dando el callo, no hay otro secreto más que trabajar.

JR. Sobre todo lo que destaca en TDA es que casi todas las obras que hemos tenido no tienen grandes “cabezas de cartel”. Con esto lo que quiero decir es que aquí se programa un trabajo bien hecho y obras que nos aportan algo más. Ahora mismo tenemos “Confesiones a Alá”, con María Hervás, que no es una actriz demasiado conocida y está llenando todos los lunes. Parte del secreto es moverse mucho, ver mucho teatro, para seguir una línea de programación en la que prime el buen trabajo interpretativo.

Jaime Reynolds y Fede Rey. Imagen: Mi Butaquita

Jaime Reynolds y Fede Rey. Imagen: Mi Butaquita

En los últimos dos años han abierto muchas nuevas salas a pesar de la crisis. ¿A que creéis que es debido?

FR. Yo lo que creo es que hay mucha gente loca. Creo que se están abriendo salas de teatro cambiando el concepto que se tenía. De un garaje haces una sala, de un invernadero, de una portería, etc, haciendo sitios más íntimos y alternativos. Pero sobre todo es que se te vaya la cabeza.

JR. La necesidad  o las ganas de mostrar arte, porque realmente el teatro así entendido no da dinero. Es casi más rentable a fin de mes el ambigú, que lo que recaudamos con la taquilla. Yo creo que si se abren más salas es porque la gente piensa que puede sacar dinero pero después te das cuenta de que no, y entonces te has enganchado.

TDA ofrece espectáculos de calidad, comerciales e innovadores. ¿Cómo es el proceso de selección para la programación?

FR. Para entrar al TDA hay varias vías. Una de ellas es que nos presenten la obra a nosotros a través de un vídeo, de una conversación, etc. La otra forma es la que estamos haciendo últimamente, y es que el equipo venga aquí un día que no haya función y nos represente la obra. Es como un casting, en un determinado tiempo deben convencernos.

JR. Para entrar aquí lo que hay que hacer es ponerse en contacto con Fede o conmigo, o con María Ángeles y Lucía, que también tienen la voz cantante. O ir a su casa, como Kike Guaza con “Absolutamente comprometidos”, que nos la presentó en su salón. Casualmente es la obra que más tiempo ha estado en cartel en Teatro del Arte.

Jaime Reynolds. Imagen: Mi Butaquita

Jaime Reynolds. Imagen: Mi Butaquita

Desde compañías emergentes a actores consagrados han pasado por esta sala. ¿Qué ofrece TDA?

JR. Yo creo que familiaridad, es decir, una cercanía que a lo mejor no se encuentra en un teatro más grande. A nosotros ya nos invitan a las cenas de fin de obra, o a veces incluso se hacen aquí.

FR. Se genera una vida alrededor de las salas con otro color, otra categoría. Es una vidilla que engancha, que no te da el cine, por ejemplo. Y eso es en gran medida por la familiaridad que comentaba Jaime.

¿Alguna anécdota especial en todo este tiempo?

FR. Voy a contar una anécdota que nos pasó con “La Indagación”. Eran 11 actores de la RESAD y en el fin de obra nos quedamos aquí a celebrarlo y la cosa se fue animando. En un momento de la noche, estábamos con la música algo alta, y Jaime y yo estábamos bailando en calzoncillos encima de la barra. Entonces sonó la puerta y entraron tres tíos fuertes, y uno de ellos sacó la placa y preguntó por los responsables. Cuando nos bajamos Jaime y yo de la barra, semidesnudos, a decirles que éramos nosotros, nos dijeron: “Haced lo que queráis, pero por lo menos bajad la música, que ya vemos que estáis bien.” Eso define mucho el rollo que hay aquí.

JR. Una de las anécdotas más comentadas de TDA es el saludo inicial. El primer día, 12 del 12 del 12, alguien preguntó si teníamos alguna locución en la que se dijese al público que apagase los móviles y tal, y resultó que no teníamos. ¿Qué hacemos? Pues salimos Fede y yo y nos empezamos a enrollar, hasta hoy. A veces hasta los actores nos desean suerte en nuestro saludo (risas.)

Fede Rey. Imagen: Mi Butaquita

Fede Rey. Imagen: Mi Butaquita

¿Qué vamos a encontrar en la programación de otoño de TDA?

FR. Ahora tenemos “Versus” de José Pascual Abellán, que han dado una gran vuelta a la distribución de butacas, “Las hermanas Rivas” de Mariano Rochman y Adriana Roffi, que es una comedia ácida. “El sueño de una orquesta de verano” que lleva un tiempo con nosotros. “Improvisa tío” que sigue y seguirá durante bastante tiempo. Hemos abierto los lunes con “Confesiones a Alá” con María Hervás. “De noche justo antes de los bosques” que quedan dos semanas y después entrará “El guante y la piedra” de Quique Fernández. Los miércoles tenemos “Monólogos científicos”. Los domingos por las mañana tenemos teatro para bebés con “Animalia” y los conciertos de Estrella Galicia.

JR. Os podemos adelantar “El feo” que dirige Paco Montes con Fran Calvo, Rebeca Vals, Óscar de la Fuente y Mario Tardón, y como cover Fede Rey. Estarán en noviembre y diciembre, no os la podéis perder, sobre todo los días que haya cover (risas.) También tenemos “Teatro de colaboración” con LA Fundación ASTOR, que son chavales con Síndrome de Dawn con “Sonríe”, un homenaje a Groucho Marx. Está fenomenal verles actuar.

Muchos de los que frecuentamos TDA ya os conocemos. Lo mismo nos ponéis una copa que nos presentáis la función. ¿Qué tiene un chico TDA?

FR. Un chico del Teatro del Arte tiene que hacer de todo. Lo mismo venir a las 10 de la mañana a recibir a Estrella Galicia, que abrir a la 1 de la mañana para montar escenografía, que bailar desnudo en el ambigú.

JR. Tiene que valer para todo, pero sobre todo tiene que tener ganas e ilusión, y que le apasione el teatro. Ganas por conocer gente y entrar en nuestra pequeña familia.

Jaime Reynolds y Fede Rey. Imagen: Mi Butaquita

Jaime Reynolds y Fede Rey. Imagen: Mi Butaquita

Fede, aunque te vemos de chico TDA, tienes una carrera como actor donde hemos podido verte en obras como “De cerca nadie es normal” o “Mi sobrino el concejal” y en la webserie “Sin vida propia”. ¿Qué será lo próximo?

Lo próximo es los días de cover en “El feo”. En enero grabamos la continuación de la webserie “Sin vida propia”.También en enero estrenamos una obra que en principio se llamará “Padre Pedro”con Jaime Reynolds y con un servidor que dirige Israel Criado.

Jaime, os pudimos ver en el orgullo de Madrid presentando una divertida gala. ¿Cómo te sientes cuando estás en el escenario?

Orgulloso, es una broma completamente necesaria (risas.) A mí lo que más me llenó fue ver a la gente pasárselo bien con nosotros, disfrutar. Además surgió porque estuvo aquí “Mucho ruido y pocas nueces” y un actor de la compañía, Juan Carlos Alonso, es uno de los organizadores del Orgullo Gay de Madrid. Cuando vio el buen rollo que teníamos nos propuso presentar un acto en la Plaza del Rey. Para el saludo inicial nos preparamos la coreografía de “Los amantes pasajeros” y, por amistades y demás, se nos ocurrió pedirle a Pedro Almodóvar los trajes de la película. Y así fue, nos dejó los trajes, y fue memorable.

Jaime Reynolds y Fede Rey. Imagen: Mi Butaquita

Jaime Reynolds y Fede Rey. Imagen: Mi Butaquita

Últimamente han sido muy polémicas las declaraciones de Montoro sobre el cine español. ¿Qué pensáis sobre el trato que se le está dando a la cultura?

JR. He oído a gente del mundo del cine y del teatro, en relación a Wert, Montoro, etc, decir que les invita a ir al cine, o al teatro. Yo le digo que no venga, que no hace falta. Además aquí no les invitamos, que paguen el 21% de IVA.

FR. Yo lo que no entiendo es qué hace Montoro opinando de cine. Con Wert me pasa lo mismo, tú puedes ser ministro de Cultura y no tener ni idea de cultura (ni tenerla), sabemos que tienes tus asesores y un equipo, pero al menos cállate y no opines. Además no pedimos que se nos ayude con subvenciones, que tampoco había tantas ni en cine ni en teatro, pero por lo menos que se pongan trabas.

Anuncios