Vuelve “Una vida perfecta”

Nicolá Gaude y David Mora. Imagen: Mi Butaquita

Nicolá Gaude y David Mora. Imagen: Mi Butaquita

Se ultiman los detalles para la nueva temporada de “Una vida perfecta“, la obra con la que vuelve nuestro autor talismán Paco Rodríguez, para Laindalo Creaciones. Además vuelve con algunos cambios, pues los días 21 y 22 de septiembre, serán Paco Rodríguez, el propio autor de la obra, y Javier Martínez, a quien pudimos ver en “S. Paradise” quien encarnen a los protagonistas de la obra.

Una vida perfecta” es una historia hecha para disfrutar, para emocionarse, para sonreír. La química entre los dos actores es evidente, y el trabajo actoral brillante. La historia es la de dos chicos de dos mundos muy diferentes que se enamoran, atraviesan dificultades y deciden formar una familia a pesar de las adversidades, a pesar de sus propias familias.

Nicolás Gaude. Imagen: Mi Butaquita

Nicolás Gaude. Imagen: Mi Butaquita

Álvaro (Nicolás Gaude) es un abogado de éxito que siempre consigue lo que quiere, nacido y criado en el Barrio de Salamanca, donde sigue viviendo. Es un hombre aparentemente seguro de sí mismo que se derrumba cuando habla de una familia que le ha comprado una vida, pero no se la ha dado. Nicolás consigue hacer que el público olvide su clase social, lo humaniza a base de buen hacer. A veces distante, a veces irresistible, pero siempre muy real.

Tino (David Mora) es un chico de la periferia madrileña, nervioso y con ganas de comerse el  mundo. No se deja amedrentar ni impresionar por el mundo de Álvaro, y está dispuesto a poner en su sitio al “niño de papá” acostumbrado a conseguirlo todo. David Mora, en su primer protagonista en teatro, se crece según avanza la historia, es divertido, macarra y canalla. David sabe que el público quiere ver la inocencia del chico malo de barrio, pero con la picardía que tiene alguien que lo ha tenido difícil, y se lo da. Él mismo nos narra cómo ha sido esta experiencia teatral: “El teatro me ha servido para crear un personaje, porque anteriormente apenas he tenido tiempo de construir el personaje. Aquí tengo una hora y veinte. También es fascinante poder ver la reacción de la gente en directo, si se ríe o se emociona, algo que en corto o cine no puedes ver.”

David Mora. Imagen: Mi Butaquita

David Mora. Imagen: Mi Butaquita

Paco Rodríguez firma un texto fino, crítico, emocionante. Llama la atención cómo pone de manifiesto los miedos que nacen de los progenitores a la hora de formar una familia. Una vuelta de tuerca a esas familias tradicionales que se esconden detrás de relucientes fachadas. Y no hablamos de ocultismos homosexuales como puede parecer, sino en todos los aspectos, el propio autor afirma “no creo que el teatro necesite historias homosexuales. Lo que de verdad pienso es que el teatro necesita buenas historias que contar. No creo en el teatro gay… las etiquetas me molestan. Lo que les pasa a los personajes de Una vida perfecta le puede sucederle a cualquier ser humano. Lo importante es contar, expresar, hay que dar verdad, comedia, drama… entretener al público, que sueñen, que piensen, que sientan…”

Embriagan la obra las amargas canciones de Chavela Vargas, puntos de inflexión en el devenir de esta gran historia de amor. Alejandro Melero, director del montaje, nos cuenta que “la música de Chavela es fundamental, va uniendo el paso del tiempo que hay entre un acto y otro, y a la vez es la historia de la familia de Tino. El autor, Paco Rodríguez, es un gran conocedor de su música, del melodrama en el cine, y por eso Chavela encaja a la perfección en el universo de esta pareja donde todo es pasión, desgarro. Ilustra el lado amargo de esta relación”.

Nicolá Gaude y David Mora. Imagen: Mi Butaquita

Nicolá Gaude y David Mora. Imagen: Mi Butaquita

La historia de Tino y Álvaro, aunque pueda parecer una crítica, no respira ese tono, es ante todo una historia de amor. Hablamos con Nicolás Gaude sobre este punto. “Creo que en teatro se debe plantear cualquier modelo de familia, sea el que sea. Yo estoy completamente en contra de esto de revalorizar la familia conservadora, tradicional. En cuanto uno decida que se siente en familia, ya es una familia, no tiene que venir nadie de fuera a decirte si lo eres o no. Si una, dos, o varias personas deciden formar un nido de amor y tolerancia, para mí es suficiente para considerarlo una familia”.

“Una vida perfecta”, como definen todos y cada uno de los miembros del equipo de Laindalo Creaciones, es  sobre todo una historia de amor, con dos personas muy diferentes a priori, pero que a medida que avanzan en su relación van encontrando un nexo de unión. Es un una historia de amor con sus encuentros y desencuentros, una búsqueda por formar un proyecto de vida en común.

Desde Mi Butaquita solo podemos dar a todos las gracias y, como diría Chavela, ojalá que les vaya bonito…

En la Sala AZarte de Madrid todos los sábados (21:00h) y domingos (19:30h) del mes de septiembre. Puedes comprar tus entradas a precio reducido aquí.

Anuncios