Regresa “S. Paradise”

Javier Martínez y Jorge Quesada en el camerino. Fotografía: Mi Butaquita

Javier Martínez y Jorge Quesada en el camerino. Fotografía: Mi Butaquita

Después de colgar el cartel de “localidades agotadas” varias semanas en Garaje Lumiere, “S. Paradise” regresa a la cartelera madrileña, esta vez en la Sala AZarte.

Os dejamos la entrevista que pudimos hacer al reparto de esta obra hace unas semanas.

Empezamos la charla con estos tres actores, que dan vida a Kike, Lu y Macarena. En las distancias cortas son divertidos, se extienden en sus respuestas sin mirar el reloj, y sobre todo, muy cercanos.

Celia de Molina como Macarena. Fotografía: Paco Anaya

Celia de Molina como Macarena. Fotografía: Paco Anaya

Celia de Molina nos comenta que “el público que vaya a ver S.Paradise se va encontrar una comedia ácida, surrealista y muy gamberra, pero sobre todo una obra muy mamarracha. Mezcla el surrealismo con la comedia de situación. Además de haber una parte muy cómica bastante acusada, también hay una parte que habla del ser humano, cómo mantienen una relación en un lugar aparentemente frío”.

Una obra de teatro es importante por su trama, claro está, pero también nos interesaba enormemente el mundo de los personajes, cómo son. Javier Martínez nos definía a Kike como “un chico bastante lanzado, muy travieso, le gusta gustar y sentirse atraído. Tiene un punto canalla y le encanta jugar con los chicos. Poco más puedo decir, ¡qué vengan a verlo!”

Jorge Quesada como Lu. Fotografía: Paco Anaya

Jorge Quesada como Lu. Fotografía: Paco Anaya

Jorge Quesada nos cuenta que Lú, su personaje, es “artista plástico, un chico que busca el amor. Lo ha pasado mal y es bastante sensible. Viene a la sauna a aislarse del mundo porque es extremadamente tímido. Básicamente es alguien muy sensible que necesita mucho afecto”.

Llega el momento de Celia de Molina, que con mucho sentido del humor dice que su personaje, Macarena, “es un fantasma que vive en una sauna hace bastante tiempo y en la sauna está como en su casa. De carácter es divertida, ácida, irónica, tiene muchas cosas que decir porque tanto tiempo sola sin que nadie la vea, cuando se deja ver tiene que explayarse. Está muy loca, en definitiva”.

Javier Martínez posa en el camerino. Fotografía: Mi Butaquita

Javier Martínez posa en el camerino. Fotografía: Mi Butaquita

Tras el éxito que precede a la obra, no queríamos perder la ocasión de preguntarle a los protagonistas cómo estaban viviendo este éxito. “La verdad es que vienes a trabajar con otra alegría, porque además no es una respuesta de un solo día. Gracias porque apuesten por esta obra con la gran oferta teatral que hay en Madrid, y esperamos que tenga un largo recorrido”, nos cuenta Javier entusiasmado.

Aunque ellos no lo saben, hemos pedido a Paco Anaya que nos traslade una pregunta para sus chicos: ¿qué significa para ellos “S.Paradise“? Por no explayarnos, os diremos que para Celia supone hacer un papel muy divertido con el que sale a disfrutar, a pasarlo bien. Jorge resalta que para él supone la experiencia de conocer a un gran equipo con el que se siente como en casa, mientras que Javier pone especial hincapié en su vuelta al teatro y el reto que suponía una historia como esta.

Celia se maquilla en el camerino. Fotografía: Mi Butaquita

Celia se maquilla en el camerino. Fotografía: Mi Butaquita

Como es lógico, en una sauna la carga sexual y el erotismo ha de estar  presente, por lo que decidimos preguntar a los chicos sobre este aspecto. Javier nos confiesa que “como actor no había hecho una obra con escenas tan comprometidas, lo que supuso un reto. Desde el principio hubo tan buen feeling y el equipo fue tan cercano que fue un proceso muy natural. Los desnudos son justificados, y mi relación con Jorge siempre ha sido muy buena, ha sido muy sencillo”.

Los tres actores reciben los aplausos al final de la función. Fotografía: Mi Butaquita

Los tres actores reciben los aplausos al final de la función. Fotografía: Mi Butaquita

Una sauna que derrocha sensualidad y deseo de la mano del personaje de Kike, interpretado sutilmente por Javier Martínez, haciendo que el respetable suspire por su morboso protagonista. Su compañero Jorge Quesada se mete en la piel de Lu, creando un tierno personaje que engancha por su visión del amor y la vida. Ambos demuestran una gran valentía al afrontar los desnudos que requiere la situación. Aunque el alma de la obra llega de la mano de Celia de Molina, que con su divertida interpretación de este alocado fantasma repasa su historia con una carcajada constante, soltando por esa linda boquita verdades como puños del amor y el sexo.

Si aún no habéis visto esta obra, tenéis la ocasión perfecta. En la Sala AZarte, hasta el 11 de agosto los sábados (21h) y los domingos (19:30h).

Anuncios