Paco Anaya: “¿Por qué no puede surgir el amor en una sauna?”

Las saunas siempre han tenido ese punto de misterio y de ocultismo, esa sensación de vértigo, de no saber qué historias personales se esconderán tras las enigmáticas nubes de vapor, esos misteriosos hombres a los que todo el mundo está dispuesto a juzgar, pero muy pocos a conocer.

Hablamos con Paco Anaya, autor  y director de “S. Paradise“, obra que cuenta los secretos de esta sauna que frecuentan sus protagonistas Kike y Lu, y en la que vaga el fantasma de Macarena. Protagonizada por Javier Martínez, Jorge Quesada y Celia de Molina, “S. Paradise” se estrena el 10 de mayo a las 22:30h en Garaje Lumiere.

Paco Anaya. Imagen cortesía de Paco Anaya

Paco Anaya. Imagen cortesía de Paco Anaya

¿Qué es “S. Paradise”?

Para el público, espero que sea una comedia con la que se rían mucho y que a la vez se les coja un pellizquito en el estómago. Para los actores, una historia con la que disfruten en escena. Para mí una terapia maravillosa, un ejercicio con el que reírme de mis historias y mi primera obra de teatro.

¿Cómo son los protagonistas Kike Y Lu?

Kike es un tío aparentemente seguro que se gusta a sí mismo, que se pone cachondo cuando se ve en el espejo, quizás un pelín arrogante y que sabe muy bien manejar sus armas de seducción. Lu es un artista, un “drogadicto” del amor, de esos que se dejan llevar, esté donde esté. Pero bueno, las personas tenemos muchas capas y todos ocultamos el porqué de nuestra personalidad, y ellos no iban a ser menos.

Amor o sexo, ¿llegarán Kike y Lu a entenderse?

Con que los entienda el público… con eso me conformo. Espero que el público no se quede en lo superficial, en ver a Kike y a Lu en toalla o desnudos, o en cuántas veces se dice la palabra follar, polla o suspensores… tras eso, hay más.

Celia de Molina en una imagen promocional de "S. Paradise"

Celia de Molina en una imagen promocional de “S. Paradise”

¿Qué papel juega Macarena, un fantasma con cuerpo de mujer y alma de diva gay?

Macarena va a su bola y es la bomba. Ella cuenta su historia (la de su vida y la de su muerte), la de la sauna y la del público que quizás se sienta identificado con muchas cosas que ella dice. Es un fantasma etéreo y volátil… pero es la verdad de todo.

¿Puede surgir el amor en una sauna?

El amor puede surgir en cualquier parte, al igual que el sexo. Hay gente que dice que ha follado en los baños de un avión y todos sabemos las dimensiones de dicho sitio, ¿por qué no puede surgir el amor en una sauna? Puede sonar muy descabellado, pero bueno, en “S.Paradise” la sauna podría haber sido una discoteca, la calle o cualquier otro sitio en el que dos personas pudieran conocerse y hablar, solo que con menos calor y más ropa.

Eres director y autor de la obra. ¿Cómo es esta doble labor?

APASIONANTE. Para mí está siendo una de las mejores experiencias de mi vida. Disfruté
muchísimo cuando escribí el guión, los dedos se me iban solos y no podía dejar de pensar en
Macarena, Kike y Lu. Luego vino el día que contacté con Celia de Molina y le ofrecí el papel de Macarena, era el segundo aniversario de Garaje Lumiére. Después encontré a Javier y a Jorge. Trabajar con ellos tres está siendo precioso. Debo confesar que temía mucho el momento de enfrentarme a ellos, a esa especie llamada “actores”… pero como digo, ellos me lo están poniendo muy fácil y ver cómo cobra vida lo que tu has plasmado en 46 páginas… brutal. Me he tatuado el título de la obra, así que, imagínate lo que está siendo esto para mí.

Cartel de "S. Paradise"

Cartel de “S. Paradise”

¿Cómo surgió la historia?

Surgió en una de las funciones de “¿A quién te llevarías a una isla desierta?”. De hecho, en la primera escena donde el personaje de Eze estaba sentado en una terraza viendo amanecer, vi claramente una sauna y una historia y mi mente se echó a volar. Luego nos fuimos de fiesta de fin de temporada y se me soltó la lengua con el tema de la chochofobia. En un principio era una historia entre dos chicos, pero quería realismo en escena, en una sauna se folla y polvos de un minuto no eran realista y veinte minutos el público no iba a estar escuchando como ellos gemían… así que necesitaba algo que me rellenase esos minutos en los que Kike y Lu estaban disfrutando y así surgió Macarena.

¿De dónde nace la chochofobia?

Supongo que de la pitofilia y de tener un grupo muy nutrido de amigas sin pelos en la lengua.

Javier Martínez en una imagen promocional de "S. Paradise"

Javier Martínez en una imagen promocional de “S. Paradise”

La obra se define como fusión de comedia y drama con provocación. ¿Somos los espectadores algo morbosos?

Somos morbosos pero a la vez somos muy pudorosos. Somos morbosos porque nos encanta
meternos en historias ajenas (literarias o audiovisuales) por el puro morbo de saber lo que puede pasar en otras vidas. Pero también somos muy pudorosos con el tema de los desnudos o cuando nos tocan temas difíciles o muy personales. “S. Paradise” no la considero una obra provocativa por el hecho de los cuerpos desnudos, si no por lo que dicen los personajes, por la claridad con la que pueden hablar, por la sinceridad sin tapujos, sobre todo Macarena.

Eres también autor de “¿A quién te llevarías a una isla desierta?” ¿Cómo fue la experiencia?

“¿A quién te llevarías a una isla desierta?” es como un anillo que nos une a Jota Linares y a mí. Esa historia nos ha marcado mucho durante los últimos años y la experiencia fue maravillosa, pero muy distinta a la de “S. Paradise”. Ahí escribí y ayudé en el montaje lo que pude. A Jota, para mí Javi, le debo bastante en esto, ya que fue el primero en confiar en “S. Paradise” y el que básicamente me obligó a montar todo este tinglado que es la sauna.

Jorge Quesada en una imagen promocional de "S. Paradise"

Jorge Quesada en una imagen promocional de “S. Paradise”

El 18 de mayo también estrenas “Mejor dirección novel” ¿Qué nos vamos a encontrar?

Pues una obra con unos personajes maravillosos, una puesta en escena sorprendente… y una historia muy de Jota Linares.

Esta última pregunta es libre, así que cuenta a los lectores de Mi Butaquita lo que quieras.

Uno: decirle a la gente que vaya al teatro, al cine y que viva la cultura. Nos valoramos poco y en España hay mucho que ver y hacer, no faltan ideas ni ganas y sí sobra gente que habla mal de nuestra cultura. Dos: follen y amen, da igual lo que hagan, pero hagan algo que seguro que serán bastante más felices. Tres: Gracias a todos aquellos que están haciendo posible “S. Paradise” (a todos esos hombres, también) y a esos amigos que están tanto o más ilusionados que yo con este proyecto.

Anuncios