La curva

Imagen promocional de "La curva"

Imagen promocional de “La curva”

Jonás y Antón son dos hermanos muy peculiares que viven al lado de una curva peligrosa en algún punto remoto de una carretera secundaria. Esta curva es la principal causa de muchos accidentes mortales. Estos accidentes son la fuente de ingresos de estos hermanos. Jonás, se dedica a arreglar los coches accidentados para poder venderlos. Es el encargado de arreglar los coches, por talento y disposición, y quién, a fin de cuentas, trae el pan a casa. Aunque pudiera parecer el hermano sumiso y segundón, es práctico, bastante coherente y eficaz. Estas virtudes le permiten vivir en un equilibrio que le deja exento de toda responsabilidad moral.

Antón, en cambio, se dedica a preparar toda la ceremonia para despedir a las víctimas. Es cínico y mordaz, a la vez que sensible y temeroso. Lleva la batuta dentro de su pequeña familia, aunque es consciente que, sin la presencia de Jonás, a quién ama y odia en equidistancia, su frágil universo caería como un castillo de naipes. Su afán perfeccionista le responsabiliza de todo lo relacionado con el fúnebre ceremonial en el que basa su existencia.

Imagen promocional de "La curva"

Imagen promocional de “La curva”

Una relativa paz acompaña el día a día de estos dos hermanos hasta que un hecho insólito irrumpe en sus patéticas vidas, el coche de alguien muy inesperado se sale de la carretera pero, por primera vez, el conductor sobrevive al accidente.

La obra escrita por Tankred Dorst en 1960 nos habla de la soledad y la moralidad para mostrarnos una realidad oculta y amarga que juega entre la comedia y el drama. Dirigida por Paco Montes y con un reparto compuesto por Javier Almeda, Joan Carles Suau y Mario Tardón. Solo hay que acudir al Teatro Arlequín del 27 de enero al 24 de febrero todos los domingos a las 19h. para disfrutar de ella.

Anuncios