¡Que nadie se mueva!, demasiada policía para un solo muerto

que nadie se mueva

Imagen promocional de la obra

Ya teníamos ganas de ver esta obra a la que le hemos seguido la pista en las últimas semanas, y por fin pudimos acercarnos a Garaje Lumiere a resolver el misterioso caso que se desarrolla en escena.

El argumento, que ya os contamos, es sencillo: un cadáver en el escenario, un misterio por resolver, y cuatro miembros de los cuerpos de seguridad del Estado, es decir, un Policía Nacional, un Mosso d´Esquadra, un Ertzaina y la Guardia Civil.

que nadie se mueva

Imagen promocional de la obra

Lo que ocurre a continuación es una consecución de escenas surrealistas que, con un ácido sentido del humor, desgranan todo un repertorio de tópicos sobre la misión de los agentes. La división en España, el trato que reciben los funcionarios, los recortes sociales, lo mucho que le gusta a algunos policías repartir mamporros, la crisis, la indignación de la ciudadanía,   las manifestaciones, la corrupción, etc, son algunos de los temas que toca esta historia, siempre a modo de sátira y burla.

Los actores perfilan a la perfección a unos personajes disparatados sin caer en la parodia facilona. La comicidad es natural en ellos, no es forzada, y hacen que el público no deje de reír y esté metido en la trama, tanto que hasta puedes convertirte en el asesino, pues la interacción con  los asistentes es constante.

que nadie se mueva

Imagen de la obra

Forman el reparto Nico Romero, al que tuvimos el placer de entrevistar la semana pasada, Sergio Lombardía, María Rayo y Yon Hernández, destacando los dos primeros, siempre bajo nuestra humilde opinión, por supuesto.

En definitiva, ¡Que nadie se mueva! es una obra de las que te hacer reír y pensar a partes iguales, y si quieres enterarte de quién es el muerto no puedes perdértela en Garaje Lumiere los sábados a las 22:30 h.

Anuncios